Meningitis: Sus causas, síntomas y tratamientos

meningitis

Meningitis: Sus causas, síntomas y tratamientos

Con motivo del Día Mundial de la Meningitis, que se conmemora cada día 24 de abril para concienciar acerca de esta enfermedad y divulgar para prevenirla, desde Vital Seguro hoy os explicaremos en qué consiste esta enfermedad, qué causas y factores de riesgo para padecerla existen, cuáles son sus principales síntomas, cómo es su diagnóstico y tratamiento y cómo se puede prevenir.

¿Qué es la meningitis y cuáles son sus causas?

La meningitis es una inflamación del líquido y las membranas (meninges) que recubren la médula espinal y el encéfalo. En la mayoría de los casos suele estar causada por infecciones, aunque también puede surgir por reacciones químicas, enfermedades inflamatorias, alergia medicamentosa o algunos tipos de cáncer.

En lo referente a las causas infecciosas, pasamos a detallar en qué consisten estas:

Vírica

En estos casos, la infección puede darse por virus como el VIH, el de las paperas, el del Nilo Occidental o el del herpes común.

Parasitaria

A causa de parásitos como la ameba, que puede habitar en comida contaminada o agua estancada.

Micótica o Fúngica

A causa de la aspiración de las esporas de hongos, que pueden estar en el suelo, en madera descompuesta o en excrementos de aves. Afecta más a personas con el sistema inmune debilitado.

Bacteriana

La más común. Aparece cuando las bacterias entran en el torrente sanguíneo y llegan a las meninges. Puede ser causada por infecciones de oído, de los senos paranasales o por una fractura de cráneo directa.

¿Qué factores de riesgo existen?

No seguir el calendario de vacunación, ser de joven, vivir en un ambiente comunitario, estar embarazada o presentar inmunodeficiencia aumentan la posibilidad de contraer meningitis.

¿Cuáles son los principales síntomas de la meningitis?

La meningitis en adultos y menores tiene un amplio cuadro de síntomas, siendo los siguientes:

  • Rigidez en el cuello.
  • Dolor de cabeza, inusual e intenso.
  • Problemas de concentración.
  • Confusión.
  • Somnolencia.
  • Lentitud o apatía.
  • Problemas para caminar, inactividad.
  • Vómitos y/o náuseas.
  • Fiebre repentina y alta.
  • Convulsiones.
  • Fotosensibilidad.
  • Falta de apetito y/o sed.
  • Erupciones cutáneas.

En recién nacidos y bebés, además de estos síntomas, la inactividad se agrava y se da llanto constante y la aparición de una protuberancia en el punto blando de la cabeza.

Diagnóstico y tratamiento de la meningitis

Para diagnosticar la meningitis el médico revisará el historial clínico del paciente, realizará una exploración física y llevará a cabo pruebas de diagnóstico por imagen en primer lugar.

Podrá complementar el diagnóstico el profesional sanitario podrá realizar además hemocultivos (muestras de sangre en placas para comprobar si proliferan microorganismos), una PCR (para comprobar si existen anticuerpos) o una punción lumbar, para observar si hay un bajo nivel de glucosa y altos niveles de glóbulos blancos y proteínas.

En lo referente al tratamiento, este dependerá de la causa y la gravedad de la enfermedad, si bien, en general consiste en la administración de fármacos específicos para cada causa, por ejemplo antibióticos, reposo y toma abundante de agua y analgésicos para tratar el dolor.

¿Se puede prevenir la meningitis?

Teniendo en cuenta los factores de riesgo y las causas que producen la meningitis, la respuesta es sí, la meningitis se puede prevenir teniendo una buena higiene, evitando posibles focos de contacto, vacunándonos y siguiendo buenos hábitos diarios para mejorar nuestro sistema inmune, como alimentarse bien, descansar lo suficiente y realizar ejercicio regular y moderado.

Si queréis saber más acerca de cómo manteneros saludables y dónde acudir ante cualquier problema de salud, os recomendamos seguir los artículos de nuestro blog, conocer nuestras coberturas, y poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Share: