Trastorno por estrés postraumático: Vivir tras el miedo

trastorno por estrés postraumático

Trastorno por estrés postraumático: Vivir tras el miedo

En nuestro día a día podemos vivir situaciones y experiencias que nos afecten, pero que en la mayoría de los casos podemos afrontar. Sin embargo, en algunas ocasiones estos eventos nos han supuesto tanto estrés que nos ha podido causar un problema a nivel psicológico y emocional, como el trastorno por estrés postraumático.

Desde Vital Seguro os contamos en qué consiste, sus causas y factores de riesgo, síntomas y efectos, diagnóstico y tratamiento.

¿Qué es el Trastorno por estrés postraumático o TEPT?

Es un trastorno de la salud mental que muchas personas padecen tras vivir o presenciar un evento traumático.

Ante un posible peligro, nuestro organismo adopta la respuesta de “lucha o huida” y para prepararse y actuar genera ciertos cambios. Algunos son la liberación de hormonas como la adrenalina y el cortisol, el aumento de la presión arterial, de la frecuencia cardíaca o de la respiración.

Tras el evento en cuestión, el cuerpo vuelve a su estado normal, sin embargo, en las personas que padecen TEPT esta situación se mantiene, por lo que siguen estando hipervigilantes, estresadas y asustadas.

¿Cuáles son sus causas y factores de riesgo?

El TEPT puede darse tras la vivencia de un evento traumático, puntual o sostenido en el tiempo. Algunos ejemplos son guerras, desastres naturales, accidentes, agresiones o relaciones tóxicas de cualquier tipo. Aunque suele relacionarse con eventos que ponen en riesgo la vida, también puede aparecer ante una situación inesperada y mal procesada emocionalmente (como un fallecimiento o pérdida).

La unión de estos eventos con la genética, la neurobiología y una serie de factores aumentan la probabilidad de que se dé este trastorno. Los principales factores de riesgo son:

  • -Ser de sexo femenino.
  • -Presentar traumas de la infancia.
  • -Contar con escaso o nulo apoyo tras el evento.
  • -Sufrir estrés añadido (haber padecido lesiones o haber tenido pérdidas personales, del hogar, del trabajo, etc.).
  • -Tener antecedentes de problemas de salud mental.
  • -Que el evento traumático se haya experimentado por un largo período de tiempo.

Síntomas del TEPT

Los síntomas del trastorno por estrés postraumático se dividen en cuatro grupos, de reviviscencia, de evasión, de hipervigilancia o reactividad y los cognitivo-emocionales. Pasamos a detallarlos:

-Reviviscencia: Consisten en que el afectado revive o recuerda el evento traumático y vuelve a sentir miedo (flashbacks, pesadillas, pensamientos).

-Evasión: Se basan en actuaciones que la persona afectada realiza para evitar situaciones, personas, pensamientos o lugares que le recuerdan al evento.

-Hipervigilancia o reactividad: La persona con TEPT se muestra extremadamente alerta y nerviosa, se sobresalta con facilidad, está tensa o irascible. También pueden aparecer trastornos del sueño.

-Cognitivo-emocionales: Se sufren problemas de concentración, apatía, pérdida de interés, culpabilidad, falta de memoria, remordimiento o pesimismo.

Diagnóstico y tratamiento del Trastorno por estrés postraumático

Para que se diagnostique un profesional de la salud mental diagnostique este trastorno, el paciente deberá mostrar al menos un síntoma de reviviscencia, un síntoma de evasión, dos de hipervigilancia y dos cognitivo-emocionales.

En lo referente al tratamiento, este consiste en psicoterapia (terapia de conversación) y terapia farmacológica.

También se recomienda seguir buenos hábitos de salud, autocuidado y aumentar las relaciones sociales positivas.

El seguro médico de Vital Seguro cuenta con las coberturas de psicología y psiquiatría con 15 sesiones al año, así como con amplios servicios médicos y el mejor cuadro clínico.

Si queréis saber más acerca de cómo cuidaros, os invitamos a consultar los artículos de nuestro blog, a conocer nuestras coberturas, y a poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Share: