Sordera: Causas, síntomas, tratamiento y prevención

sordera

Sordera: Causas, síntomas, tratamiento y prevención

El día 19 de septiembre se conmemora el Día Internacional de la Sordera. Y es que, a pesar de que el oído es un sentido muy importante, muchas veces no le prestamos suficiente atención y cuidado, por lo que la sordera es una pandemia que ignoramos. Desde Vital Seguro, os hablamos de qué es la sordera, cuál es su incidencia, sus causas y síntomas y cómo se puede tratar.

¿Qué es la sordera y cuáles son sus síntomas?

Se denomina sordera a la incapacidad o dificultad para percibir los estímulos sonoros o utilizar el sentido del oído, debido a una pérdida auditiva. Esta pérdida puede ser total o parcial, y unilateral o bilateral (en uno o ambos oídos).

Los síntomas principales de la sordera son los siguientes:

  • -Presentar problemas para entender las palabras, sobre todo si existe ruido de fondo.
  • -Pedir a los interlocutores que hablen más despacio, repitan, vocalicen o suban el volumen de su voz al hablar.
  • -Tener dificultad para distinguir sonidos o palabras que suenan parecidas, y saber de dónde vienen.
  • -Subir el volumen de la televisión y la radio.
  • -Necesidad de subir el volumen de la televisión.
  • -Es posible que exista también pérdida de equilibrio, vértigos, acúfenos y aislamiento, evitando situaciones sociales.

¿Es lo mismo que la hipoacusia?

A pesar de que se suelen considerar lo mismo, lo cierto es que la hipoacusia y la sordera no son lo mismo.

Las principales diferencias entre ambos trastornos auditivos son la edad a la que aparecen y el grado de pérdida auditiva.

La hipoacusia suele presentarse a edad avanzada y tener una pérdida leve o moderada de audición. En el caso de la sordera, la audición se ve mucho más reducida.

¿Cuál es su incidencia?

Según la OMS, más de un 5% de la población mundial (unos 466 millones de personas) padece actualmente una pérdida de audición que les resulta incapacitante. De estos, 432 millones son adultos y 34 millones son menores de edad.

Se estima que para 2050, la cifra de afectados ascenderá a los 900 millones de personas.

¿Cuáles son sus posibles causas?

Las causas de la sordera son múltiples, como las congénitas, las adquiridas, la exposición intensa o frecuente al ruido o el envejecimiento, las cuales pasamos a detallar:

Congénitas

Son aquellas que se producen durante el desarrollo intrauterino o durante el parto tales como que el feto presente bajo peso al nacer, falta de oxígeno, infecciones intrauterinas o malformaciones auditivas.

Adquiridas

Son aquellas que se producen a lo largo de la vida, como obstrucciones por cerumen o cuerpos extraños, uso de ciertos medicamentos o infecciones como la otitis, la meningitis, la parotiditis o el sarampión, que afecten al nervio auditivo o al oído interno.

Exposición intensa o constante al ruido y/o envejecimiento

Las células ciliadas, las encargadas de captar y sintetizar el ruido, pueden dañarse, actuar deficientemente o morir a causa del envejecimiento o por una exposición a ruidos que sobrepasan los decibelios que el oído puede soportar.

¿Cómo se puede detectar y tratar?

El diagnóstico de la sordera se lleva a cabo mediante un examen físico, además de pruebas de detección como las pruebas de diapasón o audiometrías. En éstas, se colocan auriculares al paciente y se emiten sonidos a diversa frecuencia.

En lo referente al tratamiento, éste depende de la causa que provoque la sordera y el grado de pérdida auditiva. Puede realizarse cirugía en caso de problemas de malformaciones, o hacer uso de audífonos o implantes cocleares.

En estos casos también es muy importante evitar los ruidos intensos y seguir una dieta equilibrada y un buen descanso.

El seguro médico de Vital Seguro cuenta con la cobertura de Otorrinolaringología. Si queréis saber más acerca de cómo cuidaros y cuidar a los que más os importan, os recomendamos seguir los artículos de nuestro blog, conocer nuestras coberturas, o poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Share: