Retinosis pigmentaria: ¿En qué consiste este problema visual?

retinosis pigmentaria

Retinosis pigmentaria: ¿En qué consiste este problema visual?

Los ojos son órganos muy expuestos y que nos permiten apreciar nuestro alrededor, pero pueden verse afectados por problemas adquiridos o congénitos. Un ejemplo es la retinosis pigmanetaria (RP). Cada último domingo de septiembre se conmemora el Día Mundial de la Retinosis Pigmentaria, por eso, desde Vital Seguro, os hablamos sobre ella.

¿En qué consiste la retinosis pigmentaria y por qué puede producirse?

La retinosis pigmentaria, también denominada retinitis pigmentosa, no es una enfermedad en concreto, sino que se trata de un conjunto de trastornos oculares crónicos y degenerativos. La retinosis se produce cuando la retina, la estructura del ojo sensible a la luz se degenera de forma progresiva, perdiendo las células conos y bastones, dificultando la visión.

Se trata de un problema de origen genético y hereditario. Aunque no se conocen los mecanismos por los que se produce esta enfermedad, se considera que los genes anómalos pueden producir alteraciones en los receptores de las proteínas G de células como los bastones.

¿Cuál es su incidencia?

La retinosis pigmentaria es la primera causa de ceguera de origen genético y afecta en un 60% a hombres y en un 40% a mujeres. Afecta a ambos ojos por igual.

¿Cuáles son sus síntomas y efectos?

Los primeros síntomas pueden aparecer ya en la infancia o en la adolescencia y empeorar a medida que se envejece. Los síntomas y efectos principales de este conjunto de enfermedades visuales son los siguientes:

  • -Pérdida de visión nocturna: Dificultad para adaptarse a la oscuridad, problemas para realizar actividades con luz tenue (conducir de noche, ir al cine…).
  • -Pérdida de visión periférica o lateral: Aparece la “visión en túnel”, que consiste en ver sólo por la parte central y no poder ver bien lo que hay arriba, abajo o a los lados. Esto puede causar, por ejemplo, caídas o accidentes.
  • -Pérdida de visión central o de agudeza visual: A diferencia del caso anterior, aquí la dificultad es para ver lo que se encuentra en el centro, dificultando las tareas precisas como leer o enhebrar una aguja.
  • -Destellos de luz.
  • -Dificultad para percibir colores.

Aunque raramente causa ceguera total, ésta es posible en fases muy avanzadas.

Diagnóstico y tratamiento de la retinosis pigmentaria

El diagnóstico de la retinosis pigmentaria se lleva a cabo mediante pruebas genéticas, electroretinografía (una prueba que funciona como un electrocardiograma que mide la capacidad de captar la luz por la retina), pruebas de campo visual, o Tomografía de Coherencia Óptica (TCO).

En lo referente al tratamiento, debido a que la retinosis pigmentaria es un conjunto de enfermedades y puede ser causada por más de 100 genes, aún no existe un tratamiento específico.

Se considera que podría ser efectivo un trasplante de retina o el consumo de suficientes cantidades de vitamina A para intentar que los síntomas se retrasen, puesto que no es posible prevenir este problema. Acudir a revisiones oftalmológicas también ayudará a detectar problemas a tiempo.

El seguro médico de Vital Seguro cuenta con coberturas en Oftalmología. Si queréis saber más acerca de cómo cuidaros y cuidar a los que más os importan, os recomendamos seguir los artículos de nuestro blog, conocer nuestras coberturas, o poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Share: