Radiología: Todo acerca de esta prueba de diagnóstico

radiología

Radiología: Todo acerca de esta prueba de diagnóstico

Existen aún muchas enfermedades y lesiones las cuales son más fáciles de identificar y tratar gracias a que actualmente ya es posible verlas de forma directa, sin tener que hacer incisiones. Este es el mérito de la radiología.

Cada día 8 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Radiología, por ello, desde Vital Seguro os queremos hablar de ella, sobre sus orígenes, objetivos y funcionamiento, así como de sus ventajas y desventajas.

¿En qué consiste la radiología y cuáles son sus orígenes?

La radiología se define como la especialidad médica que se dedica a la generación de imágenes del interior del organismo mediante agentes físicos, campos magnéticos etc. Utiliza las imágenes captadas para diagnosticar o pronosticar el avance de una enfermedad, es por ello que genéricamente se la denomina radiodiagnóstico o diagnóstico por imagen.

Los rayos X se descubrieron el día 8 de noviembre de 1895 por parte de Conrad Willheim Röntgen, que se hallaba trabajando con rayos catódicos en un cuarto oscuro del Instituto de Física de la Universidad de Wurburg Baviera de Alemania.

Estando trabajando, observó un resplandor en un papel de cubierta fluorescente. En ese momento, apreció que éste resplandor era producido por una energía no visible ni conocida, por eso la denominó rayos X.

Tras ello, decidió usar el papel fluorescente, interponiendo la mano de su esposa, viendo los huesos de su mano. Ésta fue la primera radiografía y a partir de su descubrimiento, siguieron sus usos y mejoras hasta llegar a las pruebas actuales.

¿Cuáles son sus objetivos y funcionamiento?

Ya en la Primera Guerra Mundial las radiologías eran muy utilizadas y de gran ayuda para identificar fracturas o cuerpos extraños.

Por ello, el objetivo de la radiología diagnóstica ya era claro desde sus inicios, diagnosticar enfermedades y lesiones y elegir los tratamientos más efectivos y adecuados a cada paciente y situación clínica.

Por otra parte, también existe la radiología intervencionista, que actúa como tratamiento. Un ejemplo es la radioterapia.

En resumen, el objetivo de todos los tipos de radiología es prolongar la vida y reducir la mortalidad mediante la prevención y la actuación rápida, pudiendo observar directamente y de forma fácil el cuerpo.

Para la realización de una radiografía se utiliza radiación electromagnética u ionizante. Los rayos X son similares a la luz visible, pero cuentan con mayor energía y pueden pasar por el cuerpo y generar imágenes de los tejidos.

Ventajas y desventajas de la radiología

Desde sus inicios ya se observó que la radiación podría tener efectos positivos al poder ver el cuerpo de forma más simple y rápida. Asimismo, efectos negativos en el cuerpo, por lo que muchos de sus avances se centraron en reducir estos efectos y hacer que la realización de estas pruebas fuera más segura.

Los efectos de la radiación dependen de la dosis (cantidad de radiación a la que se expone al paciente), del tipo de radiación, de la forma y de la duración de la exposición.

Mientras que ante una exposición breve y leve pueden darse síntomas leves como enrojecimiento cutáneo, entre otros. Ante grandes dosis o exposiciones muy prolongadas, puede darse cáncer o envejecimiento prematuro.

Para evitar complicaciones, es fundamental que las radiografías se realicen por profesional cualificado, en un entorno preparado y seguro.

El seguro médico de Vital Seguro cuenta con este tipo de pruebas, así como con amplias coberturas y con el mejor cuadro clínico. Si queréis saber más acerca de cómo cuidaros, os recomendamos seguir los artículos de nuestro blog, conocer nuestras coberturas, o poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Share: