Ojo seco: Cuidad vuestros ojos este verano

ojo seco

Ojo seco: Cuidad vuestros ojos este verano

En verano aumenta la prevalencia de ciertas lesiones y afecciones debido a que nuestros hábitos cambian. Un ejemplo es el ojo seco, que aunque puede producirse durante todo el año, puede aumentar o empeorar en esta época.

Desde Vital Seguro os contamos en qué consiste el ojo seco, y cómo actuar para tratarlo y prevenirlo.

¿Qué es el ojo seco y qué tipos existen?

El ojo seco, o sequedad ocular es una afección oftalmológica que consiste en una alteración de la lágrima y la superficie ocular, lo que causa molestias y alteraciones visuales.

Existen dos tipologías de ojo seco dependiendo de la alteración que sufre la lágrima, el ojo seco hipoacuoso o el ojo seco evaporativo.

El ojo seco hipoacuoso es aquel que se produce cuando no se libera suficiente lágrima para recubrir la superficie ocular y así protegerla, lubricarla y limpiarla.

Por otra parte, el ojo seco evaporativo se produce cuando sí existe suficiente cantidad de lágrima, pero esta no tiene la calidad suficiente.

Las lágrimas están compuestas por tres capas: la capa acuosa, la capa lipídica y la capa mucosa.

La capa acuosa ofrece hidratación al ojo, mientras que la capa lipídica evita que esta se evapore y la mucosa adhiere la lágrima al globo ocular.

El ojo seco evaporativo se produce a causa de un mal funcionamiento de las glándulas de Meibomio, encargadas de liberar la capa lipídica, por lo que la lágrima se evapora fácilmente.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas principales del ojo seco son los siguientes:

  • Picor, escozor y quemazón ocular.
  • Sensación de cuerpo extraño en el ojo.
  • Visión borrosa.
  • Necesidad de parpadear continuamente.
  • Molestias.
  • Enrojecimiento ocular.
  • Fotosensibilidad.
  • Lagrimeo.
  • Dificultad para usar gafas o conducir.

¿Por qué se produce?

El ojo seco evaporativo se puede producir por diversos factores tanto internos como externos.

Entre los factores internos, o relativos a la salud, encontramos la disfunción de las glándulas de Meibomio (Blefaritis posterior), problemas en los párpados (ectropión o entropión), o pestañeo insuficiente, como puede ocurrir en personas afectadas por Parkinson.

Los factores externos más frecuentes son los alérgenos (como el polen), el viento, humo o aire seco, conservantes que forman parte de las gotas tópicas para los ojos o el uso de lentes de contacto.

¿Cuál es su incidencia?

El ojo seco afecta a entre el 10 y el 30% de la población. Afecta sobre todo al sexo femenino y su incidencia aumenta a medida que se envejece, apareciendo en la mayoría de los casos, a partir de los 40 o 50 años.

Diagnóstico y tratamiento

El ojo ocular se diagnostica realizando un examen ocular exhaustivo y llevando a cabo pruebas para medir el volumen y la calidad de las lágrimas. También se valora la osmolaridad lagrimal, una prueba que mide la composición de las partículas y agua de las lágrimas.

En casos leves o puntuales, el tratamiento del ojo seco se basa en la aplicación, de manera regular de lágrimas artificiales.

En casos más severos o cronificados, se puede recetar medicamentos estimulantes de las lágrimas, usar fototerapia o cerrar los conductos lacrimales para reducir la pérdida de lágrimas, entre otros tratamientos.

¿Cómo podemos prevenir el ojo seco?

La probabilidad de padecer ojo seco se puede reducir llevando a cabo los siguientes hábitos saludables y pautas de actuación:

  • Evitar las corrientes de aire directas a los ojos. Si estamos al aire libre, es beneficioso que hagamos uso de gafas de sol que paren cualquier posible elemento que pueda ser irritante.
  • Humedecer el aire para que no sea tan seco y seque los ojos.
  • Si se realiza una tarea larga o durante el ordenador, se deben llevar a cabo descansos visuales.
  • Provocar el parpadeo para lubricar el ojo y limpiar su superficie.
  • Evitar el humo.
  • Hacer uso de lágrimas artificiales de forma habitual.

Si queréis saber más acerca de cómo cuidar vuestra salud ocular, os recomendamos seguir los artículos de nuestro blog, conocer nuestras coberturas, o poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Share: