Hiperqueratosis: Decid adiós a las callosidades

hiperqueratosis

Hiperqueratosis: Decid adiós a las callosidades

Con la llegada del calor y el buen tiempo hemos ido cambiando de ropa y calzado y los zapatos cerrados han ido quedando en el armario. Con el mayor uso de zapatos abiertos podemos habernos dado más cuenta de que nuestros pies presentan callosidades, también denominadas hiperqueratosis.

Desde Vital Seguro os contamos sobre ello y cómo cuidar de la piel de los pies para que estén sanos y bonitos, en verano y siempre.

¿Qué es la hiperqueratosis y cuáles son sus signos?

También denominada durezas o callos, consiste en un engrosamiento de la capa más superficial de la piel del pie a causa de la acumulación de capas de células muertas.

Se trata de un mecanismo de protección de la piel del pie ante roces y presiones mantenidas en el tiempo.

Sus principales señales son las siguientes:

  • -Piel endurecida sin bordes definidos.
  • -Color amarillento por la acumulación de queratina.
  • -Textura áspera al tacto, sequedad.
  • -Sin dolor o molestias.

En casos de que se presente de forma definida y en capas más profundas, estaremos ante un heloma plantar.

¿Cuáles son sus causas?

Existen diversos factores que pueden promover la aparición de callosidades, tales como:

Pisada incorrecta

Suele aparecer siempre en las mismas zonas, indicando que existe una mala pisada. Esto se debe a que no apoyamos y repartimos bien la carga y la presión en el pie.

Calzado inadecuado y desuso de calcetines

Si utilizamos un zapato pequeño, de punta estrecha o de tacón, el pie recibe traumatismos y presiones y debe protegerse.

Además, si no empleamos calcetines, o están arrugados o mal colocados, la piel del pie rozará directamente el material duro del zapato.

Deshidratación

Si la piel del pie está deshidratada, será más fácil que las células se descamen y se acumulen como piel muerta.

Deformidad del pie

Las personas con deformidades en los pies, como juanetes o dedos en garra, tienen más riesgo de presentar también este problema. Esto se debe a que en estos casos existe más presión entre la piel y el calzado.

Diagnóstico y tratamiento de la hiperqueratosis

Es visualmente muy identificable. Sin embargo, es fundamental que no tratemos de solucionarla por nuestros propios medios si no estamos seguros, ya que es posible confundirla con otras situaciones clínicas.

El tratamiento podrá llevarse a cabo mediante las siguientes formas:

  • -Quiropodia: Tratamiento podológico para eliminar las durezas mediante la deslaminación de la piel del pie. También se lleva a cabo para tratar otros problemas como las uñas encarnadas que pueden contribuir a una mala pisada.
  • -Estudio biomecánico de la marcha: Gracias a una plataforma de presiones se podrá conocer los puntos en que más presión se ejerce al caminar y desarrollar plantillas personalizadas para reequilibrar las presiones y descargar el pie.

El profesional podólogo también podrá darnos consejos para escoger el calzado y llevar mejores hábitos de higiene, como exfoliar e hidratar los pies para evitar la acumulación de piel muerta.

Prevención de la hiperqueratosis

Para prevenirla es importante evitar en la medida de lo posible los factores que contribuyen a desencadenarla, así como acudir frecuentemente (una vez al mes) al podólogo.

El seguro médico de Vital Seguro cuenta con las coberturas de dermatología y podología, así como con amplios servicios médicos y el mejor cuadro clínico.

Si queréis saber más acerca de cómo cuidaros, os invitamos a consultar los artículos de nuestro blog, a conocer nuestras coberturas, y a poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Share: