Hiperhidrosis: El problema de sudar demasiado

hiperhidrosis

Hiperhidrosis: El problema de sudar demasiado

La transpiración muchas veces se aprecia como algo incómodo o desagradable para muchas personas, pero, esta función corporal no es únicamente natural, sino también necesaria y de gran importancia. En algunos casos, sin embargo, pueden aparecer trastornos en ella, como la hiperhidrosis.

Desde Vital Seguro, os contamos en qué consiste esta, sus causas, efectos, diagnóstico y tratamiento.

¿Para qué sirve la sudoración?

Es una función corporal activada por el hipotálamo y llevada a cabo por las glándulas sudoríparas, ecrinas y apocrinas.

Tiene como objetivo principal la termorregulación, evitando que la temperatura aumente hasta niveles que podrían ser perjudiciales para el organismo.

Al contrario de lo que se cree, la eliminación de toxinas mediante la transpiración es mínima. 

¿Qué es la hiperhidrosis y cuáles son sus causas?

Se trata de un trastorno de la sudoración que, como su nombre indica, consiste en la hiperactividad de las glándulas sudoríparas, haciendo que sea excesiva o anormalmente intensa.

Dependiendo del motivo que la genere hablaremos de primaria o secundaria. La primaria se produce sin que exista una causa subyacente y aunque no se conoce el motivo de su aparición, sí se ha evidenciado un claro componente genético y hereditario. Este tipo se manifiesta sobre todo por el día y de manera localizada.

Por otra parte, la secundaria es aquella que aparece a causa de otro problema de salud. Se manifiesta en mayor medida por la noche y afecta a todo el cuerpo.

Su gravedad se valora en 4 niveles de intensidad del sudor y la afectación a la calidad de vida a causa de ello.

Existen diversos factores que pueden generar la transpiración o empeorarla, en el caso de la hiperhidrosis, tales como:

  • -Emociones intensas como el miedo o el estrés.
  • -Temperatura ambiente elevada.
  • -Consumo de alimentos picantes, excitantes, calientes o grasos.
  • -Sobrepeso.
  • -Prendas ajustadas y/o de tejidos sintéticos.
  • -Esfuerzos físicos.

Efectos de la hiperhidrosis

Debido al exceso de sudoración, las personas que padecen este problema se ven limitadas en su día a día. Al sudar tan intensamente, suelen sentirse avergonzadas y nerviosas, aislarse socialmente y evitar interacciones para evitar el estigma de que existe una deficiente higiene.

Esto también afecta al desempeño de sus actividades, tanto laborales, como académicas o de ocio.

También presentan dificultades para permanecer con la ropa y las manos secas, o llevar zapatos abiertos, etc.

Diagnóstico y tratamiento de la hiperhidrosis

El diagnóstico de este problema lo realiza un dermatólogo. Para ello, tendrá en cuenta la sintomatología referida, el historial clínico del paciente, así como sus antecedentes, y en el caso de que sea secundaria determinará la posible causa mediante pruebas de laboratorio y de imagen.

Para tratar la hiperhidrosis secundaria se actuará sobre la causa subyacente. Por el contrario, la primaria no tiene cura definitiva, aunque sí pueden controlarse los síntomas mediante técnicas como:

  • -Uso de antitranspirantes especializados.
  • -Iontoforesis
  • -Inyecciones de rellenos.
  • -Simpatectomía.

El seguro médico de Vital Seguro cuenta con las coberturas de dermatología, endocrinología y nutrición, neurología y psicología, así como con amplios servicios médicos y el mejor cuadro clínico.

Si queréis saber más acerca de cómo cuidaros, os invitamos a consultar los artículos de nuestro blog, a conocer nuestras coberturas, y a poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Share: