Celiaquía: Todo sobre esta enfermedad autoinmune

celiaquía

Celiaquía: Todo sobre esta enfermedad autoinmune

La celiaquía, también denominada enfermedad celíaca (EC) o enteropatía sensible al gluten, es un trastorno digestivo muy común.

Con motivo del Día del Celíaco, que se conmemora el día 5 de mayo para divulgar y concienciar a la población sobre ello, desde Vital Seguro os contamos en qué consiste la celiaquía, cuáles son sus causas, síntomas y efectos, y cómo se diagnostica y trata.

¿Qué es la celiaquía?

La enfermedad celíaca es una enfermedad multisistémica de base autoinmune, que es provocada por el gluten y prolaminas relacionadas (glucoproteínas vegetales presentes en los cereales), que se manifiesta en individuos genéticamente predispuestos.

En la celiaquía, el sistema inmune actúa exageradamente ante el gluten, lo que produce una inflamación y una destrucción de las vellosidades intestinales, más o menos grave, que causa malabsorción de nutrientes.

¿Cuál es su prevalencia?

En los países occidentales, sobre todo en Estados Unidos y Europa, entre el 1 y el 2% de la población la padece.

En España, la prevalencia en niños es de 1/71, mientras que en adultos es de 1/357. Se cree que entre el 70-75% de los adultos la padecen sin saberlo y las mujeres están más afectadas, en una proporción de 2:1 frente a los hombres.

¿Cuál es la causa de la celiaquía?

La causa principal es el gluten (sobre todo en altas cantidades), sin embargo la predisposición genética también influye. La celiaquía puede aparecer tras una cirugía, infecciones gastrointestinales, el embarazo y el parto, o tras estrés severo.

Los factores de riesgo para padecerla son tener antecedentes familiares de celiaquía o dermatitis herpetiforme, o sufrir diabetes tipo 1, síndrome de Down o de Turner, colitis, enfermedades autoinmunitarias de las tiroides o la enfermedad de Addison.

Síntomas y efectos 

Los síntomas y efectos de la celiaquía dependen de la edad del paciente.

En niños y bebés se presentan los siguientes síntomas:

  • Náuseas y vómitos.
  • Diarrea crónica.
  • Diastasis abdominal.
  • Estreñimiento.
  • Gases.
  • Heces pálidas y pestilentes.
  • Retraso en el desarrollo (hipotrofia muscular, baja estatura…).
  • Daños en el esmalte dental.
  • Pérdida de peso.
  • Irritabilidad, dependencia, introversión.
  • Pelo frágil.
  • Dolor de cabeza.
  • Descoordinación motora y/o convulsiones.
  • Trastornos como TDAH, dislexia, autismo.
  • Leucopenia (bajos niveles de glóbulos blancos) y/o trombocitosis (altos niveles de plaquetas).

En adolescentes, además puede causar hepatitis, artritis crónica juvenil y pubertad y menarquia tardía (primera menstruación).

En adultos los síntomas son muy extensos, tales como:

  • Diarrea.
  • Fatiga.
  • Pérdida de peso.
  • Flatulencias y/o distensión abdominal.
  • Náuseas y/o vómitos.
  • Estreñimiento.
  • Apatía.
  • Irritabilidad y/o depresión.
  • Inapetencia.
  • Colon irritable.
  • Abortos espontáneos, infertilidad.
  • Menopausia precoz.
  • Epilepsia.
  • Descoordinación motora.
  • Neuropatías periféricas. Adormecimiento u hormigueo, problemas de equilibrio, deterioro cognitivo.
  • Cáncer digestivo.
  • Anemia ferropénica.
  • Osteoporosis (baja densidad ósea) y/u osteomalacia (reblandecimiento óseo). Artritis, fracturas, dolor articular.
  • Úlceras bucales.
  • Cefaleas.
  • Hipoesplenismo (Problemas del bazo).

¿Cómo se diagnostica y trata?

El diagnóstico de la celiaquía empieza con el estudio del historial clínico, la sintomatología y una exploración física del paciente.

Seguidamente se realizan pruebas serológicas (en busca de anticuerpos en la sangre) para comprobar si existe una reacción al gluten.

También se pueden realizar pruebas genéticas para antígenos, así como endoscopias. Las endoscopias pueden ser superior (introducción de un tubo por la garganta) con posterior biopsia del Duodeno yeyunal para comprobar atrofia de las vellosidades, o capsular (que consiste en una pequeña cámara que toma imágenes del intestino y que se toma por vía oral, como si tratara de una vitamina).

Finalmente se realiza un seguimiento a una dieta sin gluten.

Al menos en 4 de estos marcadores debe darse positivo para considerar que existe celiaquía.

En lo referente al tratamiento, la única manera de controlar este trastorno es una dieta estricta sin gluten de por vida, por lo que es de gran importancia contar con la ayuda de profesionales especializados.

Si queréis saber más acerca de cómo cuidar vuestra salud y saber adónde acudir ante cualquier problema, os recomendamos seguir los artículos de nuestro blog, conocer nuestras coberturas, y poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

Share: