Esterilidad e infertilidad: ¿Cuál es la diferencia?

esterilidad e infertilidad

Esterilidad e infertilidad: ¿Cuál es la diferencia?

Esterilidad e infertilidad son dos problemas que preocupan seriamente a las parejas que están planeando tener un hijo. La imposibilidad de concebir puede deberse a distintos motivos y, casi siempre, suele ser causa de estrés y frustración, tanto para el hombre como para la mujer.

En Vital Seguro contamos con un cuadro médico muy amplio, en el que se incluyen servicios de planificación familiar. En el artículo de hoy, vamos a analizar la diferencia entre esterilidad e infertilidad y ofreceremos soluciones para aquellos que desean ampliar la familia.

¿Cuál es la diferencia entre esterilidad e infertilidad?

Aunque el resultado es el mismo: la imposibilidad de procrear, infertilidad y esterilidad no son lo mismo. Existen ciertos matices que pueden ser claves para solucionar el problema y conseguir un embarazo a término con éxito.

Consideramos estéril a una persona que es incapaz de concebir aun teniendo relaciones sexuales frecuentes y sin el uso de un método anticonceptivo. La esterilidad puede venir del hombre o de la mujer.

Por otra parte, la infertilidad es un problema por el cual una mujer no consigue llevar un embarazo a término. En muchas ocasiones, a pesar de no ser estériles ninguno de los miembros de la pareja, y llegando a producirse el embarazo, este no concluye en un nacimiento.

En ocasiones, se producen abortos espontáneos, bien por causas externas, como un trauma, estrés u otro motivo, o por la inviabilidad del propio embrión. Esto no quiere decir que la mujer no sea fértil. Para considerar un problema de infertilidad se considera que la persona haya sufrido más de dos abortos espontáneos sin una causa clara.

Tratamientos para la esterilidad

Cuando una pareja acude a un servicio de planificación familiar porque no consiguen que la mujer se quede embarazada, en primer lugar se realizan pruebas de fertilidad. Después de estudiar óvulos y espermatozoides de la mujer y del hombre, puede llegarse a la conclusión de que alguno de los dos sea estéril. En estos casos, tenemos dos opciones si queremos conseguir un embarazo:

  • La inseminación artificial, mediante la cual se introduce el semen de un donante (previamente analizado en laboratorio) en el útero de la mujer hasta conseguir la concepción.
  • La fecundación in vitro, una técnica con la que se realiza la unión del óvulo y el espermatozoide en un laboratorio y, una vez conseguida la fecundación, se introduce en el útero de la mujer.

El éxito de estas técnicas puede requerir varios intentos, pero es habitual que se consiga un embarazo con éxito.

¿Existen tratamientos para la infertilidad?

Cuando se consiguen embarazos, pero estos no llegan nunca a término, se realiza un estudio exhaustivo a la mujer para determinar las causas. Dependiendo del motivo por el cual no se llega a terminar una gestación, se pueden optar a diferentes soluciones.

También debe observarse si la pérdida del embarazo se produce de forma temprana o con este ya avanzado. Algunas mujeres consiguen tener embarazos normales y, en estadios ya avanzados, pierden el feto. Conocer las causas es fundamental para aplicar un tratamiento eficaz, en el que puede incluirse la prescripción de reposo absoluto e incluso un cerclaje.

En Vital Seguro disponemos de un servicio completo de planificación familiar en el que podremos ayudaros a conseguir el sueño de formar una familia. Si quieres más información, solo tienes que ponerte en contacto con nosotros y te informaremos sin ningún tipo de compromiso.

 

 

Share: