Dermatitis en verano: Evítala

dermatitis

Dermatitis en verano: Evítala

En verano, además de disfrutar de la playa y la piscina, de largas siestas a la sombra o de unas merecidas vacaciones, a veces, se viene con nosotros una indeseable compañera: la dermatitis. Hoy, te vamos a explicar en qué consiste y cómo podemos evitar que nos acompañe en nuestro merecido descanso.

Qué es la dermatitis

La dermatitis es una inflamación e irritación de la piel. Esta puede tener diferentes orígenes y síntomas, aunque generalmente implica picor, piel seca o sarpullidos.

En ocasiones, la dermatitis puede causar pústulas (ampollas), costras o eccemas.

Hablar de dermatitis es hacerlo en términos muy generales. En el artículo de hoy, vamos a centrarnos en la típica dermatitis que se produce en verano.

¿Por qué aumentan las dermatitis en verano?

Durante el verano la piel se ve expuesta a ciertos agentes agresivos para ella, desde el sol hasta un exceso de sudoración, pasando por el agua clorada de la piscina o la salada del mar. Todos estos elementos pueden producir irritación en una piel sensible de forma muy sencilla.

Además, aunque no tengamos una piel excesivamente sensible, la acumulación de agresiones a nuestra dermis, también puede hacer que acabemos por sufrir una dermatitis.

Síntomas de la dermatitis

Los principales síntomas de esta afección son:

  • Picor en la piel.
  • Piel roja y seca, en ocasiones descamada.
  • Piel inflamada o engrosada.
  • Aparición de pequeñas ampollitas rellenas de líquido, que pueden infectarse.

En verano es muy común sufrir dos tipos de dermatitis:

  • La dermatitis seborreica , ya que el sudor provoca un exceso de acidificación en pieles grasas.
  • La dermatitis solar, una especie de alergia al sol que se manifiesta con la aparición de un sarpullido que pica después de tomar el sol.

Cómo prevenir la dermatitis en verano

Para cuidar la piel es muy importante protegerse por medio de una crema solar con el factor adecuado. Elige bien la crema para que sea compatible con tu tipo de piel y no te irrite.

Evita tomar el sol en las horas centrales del día y exponerte a las horas de más calor para no sudar.

Cuando sudes, trata de limpiarte suavemente con un pañuelo para eliminar el líquido de la cara.

Trata de lavarte con un jabón neutro y de forma no excesiva.

Cómo tratar la dermatitis

En primer lugar, es necesario recibir un diagnóstico antes de aplicarse cualquier tratamiento. Para ello, deberás acudir a un dermatólogo, que es el médico especialista en la piel.

Es más que probable que no te deriven al dermatólogo en la Seguridad Social por una simple dermatitis, pero el médico de cabecera puede no contar con todos los recursos que sí tiene un especialista. Además, en caso de derivación, los tiempos de espera son tan largos que convivirás con ella durante meses.

En Vital Seguro contamos con diferentes dermatólogos dentro de nuestro cuadro médico. Podrás acceder a tu especialista tan solo con estar dado de alta en nuestro seguro de salud, sin necesidad de ser derivado por un médico de medicina general.

Además, si necesitas que se te realicen pruebas o exámenes, estos no pasarán por ningún protocolo que no sea el de tu propia necesidad.

Si quieres tener una piel sana y prevenir enfermedades, llámanos y te contaremos todo lo que incluyen nuestras pólizas de asistencia médica.

Share: