Cirrosis: síntomas y causas

cirrosis

Cirrosis: síntomas y causas

La cirrosis hepática es una enfermedad crónica e irreversible, que causa la muerte de al menos 800.000 personas en todo el mundo en tan solo un año. Entre las principales causas está el alcoholismo crónico o padecer algún tipo de hepatitis. La esperanza de vida de quienes sufren esta enfermedad es claramente reducida, por lo que es muy importante acudir a un médico especialista antes de que la enfermedad sea irrefrenable.

Desde Vital Seguro, expertos en seguros de salud, os contamos qué es la cirrosis, cuáles son los principales síntomas de esta enfermedad y sus posibles causas. Asimismo, repasamos algunos de los principales tratamientos.

¿Qué es la cirrosis hepática?

La cirrosis hepática es una enfermedad crónica del hígado que provoca cambios y disfunciones en este órgano, ya que se bloquea la circulación sanguínea.

El hígado intenta autorepararse al sufrir alguna lesión. Y, durante este proceso de reparación se forman tejidos de cicatrización, lo que hace que el hígado no funcione correctamente.

Síntomas de la cirrosis

Las personas que padecen esta enfermedad pueden presentar síntomas que, a continuación, mostramos:

  • Pérdida de peso
  • Piel y ojos amarillos
  • Fatiga
  • Retención de líquidos
  • Picazón en la piel
  • Piernas y tobillos hinchados
  • Aparición de arañas vasculares
  • Somnolencia
  • Encefalopatía hepática
  • Cálculos biliares
  • Pérdida de la menstruación en mujeres
  • Pérdida del apetito sexual, agrandamiento de los senos y atrofia testicular en los hombres
  • Cáncer de hígado

Principales causas de la cirrosis

Una de las principales causas de la cirrosis es el alcoholismo, sin embargo, puede haber otros factores que ayuden a su aparición. A continuación, enumeramos algunos de ellos:

  • Sufrir enfermedades hepáticas: hepatitis B, C o D
  • Acumulación de grasa en el hígado, ligado al sobrepeso, hipertensión, diabetes o colesterol alto
  • Enfermedad de Wilson o cobre acumulado en el hígado
  • Atresia biliar
  • Problemas hereditarios relacionados con el azúcar como la glucogenosis o la galactosemia

Asimismo, existen algunos casos con más riesgo de padecer cirrosis:

  • Personas con obesidad o diabetes
  • Consumir alcohol de manera excesiva
  • Padecer hepatitis viral

¿La cirrosis tiene tratamiento?

Teniendo en cuenta que la cirrosis avanzada es potencialmente mortal, un diagnóstico temprano nos ayudará a que no avance el daño. No obstante, rara vez el hígado volverá a estar sano, ya que como hemos dicho anteriormente, es una enfermedad irreversible.

Actualmente no existe ningún medicamento capaz de revertir el daño causado, por lo que generalmente se recurre al trasplante hepático en los casos más graves. Asimismo, el médico especialista hará una serie de recomendaciones, como las que, a continuación, enumeramos:

  • En el caso de las personas alcohólicas es imprescindible dejar de beber
  • La dieta deberá ser sana y equilibrada, para evitar el aumento de acumulación de grasa en el hígado
  • Realizar ejercicio físico o caminar al menos durante 30 minutos diarios
  • Dieta baja en sal para evitar la retención de líquidos

Reducir las posibilidades de contraer esta enfermedad es muy sencillo si se recurre a un médico especialista a tiempo. Este, a su vez, recomendará la visita a un médico endocrino o nutricionista para llevar una dieta saludable.

En Vital Seguro, contamos con un amplio cuadro médico con los mejores profesionales de la medicina, para ayudarte a que tu salud y bienestar sean óptimos. Si necesitas más información o tienes cualquier pregunta, no dudes en ponerte en contacto con nosotros sin compromiso.

Share: